Las personas con daño cerebral pueden tener dificultades al desplazarse por las plazas y las calles de su ciudad, pues a menudo encontramos aceras inaccesibles, con baldosas levantadas por las ramas de los árboles, rampas demasiado empinadas o escalones de unas dimensiones considerables.  ¿Qué supone esto para ellos? Las secuelas del daño cerebral pueden impedir un correcto afrontamiento de estas barreras y provocar tropiezos  o caídas, tanto si van en silla de ruedas como si caminan con otro producto de apoyo, pues puede existir el riesgo ante la dificultad de la marcha, motivos atencionales por lo que no vean el obstáculo, debilidad en las piernas para subir ese escalón, falta de equilibrio ante el suelo inestable o incluso el simple miedo a caer.

En Terapia Ocupacional, desde la Clínica Casaverde, se trabaja junto al resto del equipo para recuperar la funcionalidad en la vida diaria tras el daño cerebral, con el fin de dotar de ciertas capacidades a los pacientes que tienen dificultades en las actividades diarias, en este caso durante la movilidad por la comunidad. Para ello será necesario trabajar tanto a nivel físico como cognitivo, ya sea potenciando la fuerza de las piernas, el equilibrio durante la marcha, la impulsividad al pasar obstáculos o la atención durante la actividad, con el fin de reducir el riesgo de caídas, aumentar la seguridad y la independencia en la comunidad.

Clinica Casaverde Murcia 33 680x1020

Solicita más información

Resuelve todas tus dudas: estamos aquí para ayudarte y asesorarte

Contacto